Alberto del Río: ¿El primer año más exitoso en la historia de WWE? (via Superluchas.net: Lucha Libre, MMA y Wrestling)

epic

Alberto del Río: ¿El primer año más exitoso en la historia de WWE? En sólo un año, el excampeón CMLL, Alberto del Rio, ha ganado el Royal Rumble, el Money in the Bank y el WWE Championship (primer mexicano en lograrlo), ademas de otros reconocimientos, como el de "Personaje del año" por parte del Wrestling Observer Newsletter, o llegar al top10 de PWI. Revisemos que … Read More

via Superluchas.net: Lucha Libre, MMA y Wrestling

Life’s too short, isn’t it?

Indeed.

 

well ladies and gentleman, we’re back…

 

Es correcto, ya había pasado bastante tiempo para que yo pudiera regresar a escribir otra de mis mágnificas y suculentas anécdotas que posiblemente a nadie le importe un comino. Dentro de una explicación que ni yo mismo puedo externar, el conocido y famoso tono ácido que me caraceriza está de alguna forma ausente en el post de hoy, por ende, creo que sonaré bastante raro, a comparación de mis últimos escritos crípticos y altamente melancólicos.

Una nueva etapa ha llegado a mi vida… Un nuevo ciclo en el que las cosas sin duda cambian y se vuelven más laboriosas en comparación a otras facetas de mi joven vida. En realidad, mientras escribo esto, me siento asombrado y un tanto ávido de desglosar mis últimas experiencias en el mundo de los niños grandes, sin embargo, creo que dejaría un enorme hueco en mis resúmenes mentales si no hicese referencia a los meses que precedieron mi gran salto al mundo de los profesionales. En efecto, surgieron enormes cambios y decisiones que sin duda tuve que tomar para poder llegar al punto -un tanto vago y solitario- en el que me encuentro el día de hoy.

Comenzaré esta retrospección con mi turbulento y afamado viaje por el mundo de los bachilleres… Creo yo,que no habían pasado ni dos semanas tras haber acabado esta faceta cuando me encontraba en una de esas acaloradas disputas con la progenitora acerca de qué me deparaba para mi vida profesional. Entre esos argumentos, insultos, y osadías, surgió el tema de la entrada a la vida laboral, partiendo del hecho de que había recibido llamadas de cierto lugar, buscándome con el fin de ofrecerme una oferta de trabajo.

El tema estuvo en el aire por unos días, en las famosas disputas que sustuve con esta entidad en esa semana… La idea no me fascinaba del todo, pero haciendo memoria, accedí tomando en cuenta que ya había prometido buscarme un trabajo si es que deseaba continuar con el tipo de vida al cual me había familiarizado. Sucedió todo tan rápido… tan rápido como una llamada una mañana, pidiendo informes sobre la famosa oferta laboral y los múltiples beneficios que trairía consigo. Accedí a realizar una visita a la organización, para ser entrevistado y participar en una actividad que determinaría si sería o no, candidato para entrar a la organización.

La famosa visita terminó siendo algo mucho más complejo ( a primera vista) de lo que tenía en mente como un simple proceso de reclutamiento. No sólo consistió de la clásica y clichesca conversación entre dos personas, que más bien era una indagación sobre la vida, el espectáculo consistió en una venta en vivo, una cita enfrente de los jefes generales de la empresa, una discusión, y una serie de exhibiciones a mis ya de por sí escasas habilidades de orador.

Tras un par de horas -en realidad una, o dos- fui parte del selecto grupo de recluta, que quedó seleccionado para ser parte de esta organización. Es importante resaltar que he omitido todo tipo de descripción de miedo en este relato, por qué? No lo sé, pero puedo asegurar que era lo que más colmaba o describía mis sensaciones en ese momento. Sin hablar, claro, de la terrible complejidad que atravesaba al ver expuesta o ver más bien, puesta en tela de duda o competencia, una de las gracias o habilidaded que creía yo dominar, ante muchas otras personas. Mi plus de ser una persona bilingüe era un requisito más en esta ola de personas, donde todas manejaban la lengua de Shakespeare (con terribles errores, claro está) con una fluidez que yo creía haber perdido hace ya unos cuantos ayeres. Sin embargo, el tiempo es fiel, y lo bien aprendido no se olvida. Terminé dándome cuenta, con ayuda del Señor, que esto era realmente algo que podía dominar, y con el paso de las semanas, el tipo que era callado, serio, y un poco inortodoxo para las ventas, se transformó en el chavo extrovertido que conquistó el primer rank y llegó en varias ocasiones a ser el Top seller. Dejé atrás esa imagen de chavo iluso y pedante,para convertirme en un buen vendedor, mamonsísimo, que tenía que vivir a flor de piel el contraste entre lo mejor de dos mundos, pues ganaba buen dinero, y mantenía una actitud pedante de ser niño rico, pero debía experimentar la sensación de trabajar y convivir con gente realmente humilde, saboreando entre mis actividades viajes diarios en el transporte público. De empezar mis viajes en Taxis, viví gran parte de mi vida laboral, tomando dos camiones para poder llegar a mi trabajo, así como caminar un par de kilómetros cuesta arriba, para llegar a la oficina…

cambios drásticos a mi modus vivendis es en realidad, lo mínimo que puedo decir para describir mi experiencia laboral…