Posted on

La vida que viene y yo me voy…

No es secreto para nadie que una de las necesidades más básicas del ser humano es la relación humana. Para el ser humano, como tantos hombres han estudiado, las relaciones humanas juegan un gran rol en la vida, pues ayudan a forjar la forma en la que las personas se desarrollan en la sociedad. Y eso es lo que me trae al post de hoy. Las relaciones humanas.

Antes de que empiece a escribir, posiblemente, sin sentido, es importante que dé contexto de lo que me pasa y el porqué he llegado a esta conclusión…

Mi vida ha dado muchas muchas vueltas últimamente. Es bien sabido que yo suelo ser una persona muy melancólica, y eso se puede palpar en mis actitudes diarias.

Hace unas escasas semanas, si no es que días, terminé una etapa de mi vida, estudiantil, que jamás pensé que llegaría.Sé que tal vez sueno muy exagerado, pero la verdad es así como lo siento. En fin, terminé una etapa que se dividió en dos partes, la primera de un año, y la segunda de casi dos. Me envolví en una rutina de la que dificilmente pude salir, y tomé todo este periodo de tiempo como una realidad de la que nunca pude salir. Sin embargo, fue mi Creador el que me sacó de las nubes y la oscuridad y movió todo para que yo pudiera salir adelante, y mediante esto, muchas cosas pasaron. Tuve exámenes por los que me estuve preparando por años, tuve aventuras que estuve esperando por mucho tiempo, conocí personas nuevas, y me adentré en las vidas de otros. Inclusive llegué a formar una familia de amigos después de un largo periodo escolar, así como aprendí a discernir las compañías de otros y valorar a las personas. Todo esto mediante un solo periodo de la vida, y eso que no he llegado a lo más reciente…

Pasó el tiempo. Semanas de angustia, horas de desvelo, unión con los amigos y mucho desgaste. sin embargo, aunque pasaba tiempo en la calle y viviendo en sociedad, había algo en mi que toda vía no se arreglaba. Yo pensaba tenerlo todo. Una familia con quien contar, unos amigos inigualables, una escuela asombrosa, y una vida social escasa, pero lo suficientemente buena como para satisfacer simples y vagos momentos de ociosidad. La verdad es que aunque yo siempre he querido pretender que las cosas siempre están bien, debo admitir que no lo están. La vida nunca es perfecta, y creo firmemente que el propósito de ella es encontrar un balance. Y es debido a la falta de éste, la razón por la cual yo no he llegado a la plenitud que busco,

 

Puedo recalcar muchísimos ejemplos, pero creo que no hay uno más claro y preciso que el de la recepción familiar que tengo en relación a lo que me pasa día a día.

 

Desde chico he sabido apreciar y aparentar una vida común-. Aunque sé que mi familia no es precisamente la más perfecta y tradicional por el hecho de que falta un patriarca, he sabido llevar una vida hogareña ‘normal’ adelante.  Pero el tiempo y la vida han puesto caminos que no permiten que esa falsa idea de familia normal brille como un estrato de la realidad hogareña. cada día que regresaba a casa, cansado de una jornada intensa de estudio, cansado de un estrés y angustia constante por un reto que se acerca, cansado por un desgaste mental y físico por largas jornadas fuera de casa, usualmente recibía quejas acerca de las horas en las que me manifestabay sobre cuánto dinero había vuelto a gastar, ya que no nos encontrábamos en tiempos de estabilidad económica. Para mí ya no es un secreto o un tabú el decir que por muchos años viví con una falsa idea de que era un ser omnipotente que tenía en sus manos el mundo académico. Por muchos años, crecí con esa idea de que el fracaso no existe, y que los errores eran inadmisibles en una vida como la mía, puesto que estaba destinado a ser la imagen de un hombre que había partido ya hace más de nueve años de este mundo. Crecí con ese triste complejo de que el único propósito de mi vida era emular a ese hombre, aunado a un montón de falacias que sólo crearon en mí a un falso hombre que no tenía permitido cometer errores y aprender de ellos…

El mencionar esto me lleva a los duros y tristes choques que tenía cada vez que regresaba a casa, y lo difícil que fue superarlos. No miento al decir que cuando llegaba a casa buscaba por lo menos un cachito de lo que veía con otras familias, un poco de comprensión con respecto a la difícil etapa que atravesaba. Yo sé que quisa exagero mucho, como ya dije, en mi forma de contar mis experiencias, pero no hay palabras para describir el triste y fastidiante vacío que sientes al no obtener respuesta de lo que quieres en tu casa. Siempre crecí con la idea de que la casa era el centro social más respetado, y que no había excusas para sacarle la vuelta a la familia. Y es por eso que me costaba tanto llegar a recibir más críticas por un estilo de vida que me había costado tanto sobrellevar. Sé que soy una persona muy bendita y afortunada por llevar el ritmo de vida que poseo, pero soy también un humano. Un joven, crean o no, con defectos y sentimientos, y si había una sola cosa que yo quiería en todo este tiempo era EMPATÍA. Tan sólo una pizca. Un poquito. Porque  sobrellevar la vida que llevo no es fácil, y Dios sabe que si algo requiero no sólo es el apoyo económico, sino también el moral.

¿Sabe alguien lo mucho que me dolía llegar a mi casa cansado, de estudiar, de estar en la calle, de no dormir, como para regresar a casa y escuchar quejas? Quejas del dinero, de qe no había suficiente, quejas del trabajo, porque siempre hay problemas, quejas de los hijos, porque no son lo que los papásquieren, y peor, quejas de mí. Porque como de costumbre, la única razón por la que existo es pra generar más gastos en la casa. Cuándo hay tiempo para unas palabras de aliento? para unas palabras que me hagan sentir querido y con ganas de seguirle? no hay. Porque como de costumbre, soy yo el alucinado. El jodido que quiere vivir como rico. el pedorro que no tiene ni calzones pero bien qque anda en el mitote.y qué haces? Si como quiera ni es friega la que pasas… friega la de los albañiles. tu que… si hasta clima tienes.

 

y eso que no he llegado a lo de hoy.

 

el trabajo

Advertisements

About midatu

I'm a normal guy... at least that's what people think.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s